Hernias

HERNIA

HERNIA INGUINAL

HERNIA UMBILICAL

EVENTRACION

HERNIA

Una hernia es el desplazamiento hacia fuera de un órgano o tejido de la cavidad donde está alojado normalmente.

El paciente nota una protuberancia en la parte del cuerpo donde se desarrolla. Las causas pueden ser diversas, siendo congénitas, adquiridas (obesidad, estreñimiento, esfuerzo físico) o traumáticas (por algún impacto o golpe).

El tipo de hernia depende de su ubicación: femoral (en la parte superior del muslo), más común en mujeres; hiatal (en la parte superior del estómago); quirúrgica o eventración (una cicatriz mal cerrada); umbilical (alrededor del ombligo), que suele darse cuando no cicatriza bien tras el nacimiento; e inguinal (en la ingle), más común en hombres.

 

HERNIA INGUINAL

Una hernia inguinal se produce cuando una parte de un órgano abdominal (normalmente del intestino) sale por un orificio de una zona débil de la pared que lo contiene y forma un bulto por debajo de la piel en el área de la ingle.

La hernia inguinal puede ser directa, que se manifiesta en la pared anterior del abdomen, con aspecto ovalado y reducible, o indirecta, que suele llegar hasta el escroto.

El síntoma más evidente es una tumefacción en la ingle, que puede provocar dolor, incrementándose con el esfuerzo, aunque también puede pasar que el paciente no presente ningún bulto y sólo note molestias en la zona al caminar o al realizar esfuerzos.

El peligro de la hernia inguinal se produce cuando el intestino es estrangulado por el orificio y se corta la circulación sanguínea (hernia estrangulada), lo que puede provocar una perforación en el órgano y producir una peritonitis (inflamación de la membrana que recubre la pared del abdomen y los órganos abdominales).

El tratamiento indicado es una operación de la hernia inguinal, que consiste en la reintroducción en el abdomen de la parte exteriorizada y en el refuerzo de la pared que la contiene con tejidos propios, mallas o prótesis.

La cirugía puede ser abierta en la ingle o mínimamente invasiva en el abdomen, mediante una laparoscopia.

HERNIA UMBILICAL

Una hernia umbilical se provoca cuando una parte de un órgano abdominal (generalmente intestinos) sale por orificio de una zona débil de la cavidad en la que está alojado, formando un bulto o deformidad por debajo de la piel alrededor del ombligo.

Este problema puede estar causado por embarazo, sobrepeso, sobreesfuerzos o debilidad de los músculos del abdomen y, en ocasiones, es doloroso. Una hernia umbilical presenta complicaciones cuando el órgano que se ha exteriorizado ya no puede volver a su sitio. En el caso de los intestinos, esto puede generar una obstrucción intestinal o dolor.

Por otra parte, si el orificio corta la circulación sanguínea del intestino, puede provocar una perforación de éste y producir una peritonitis (inflamación de la membrana que recubre la pared del abdomen y los órganos abdominales).

El tratamiento consiste en la operación de la hernia umbilical, que puede ser abierta o mínimamente invasiva mediante una laparoscopia. Consiste en la reintroducción en el abdomen de la parte exteriorizada y en el refuerzo de la pared que la contiene con tejidos propios, mallas o prótesis.

EVENTRACION

Una eventración es la salida de parte de un órgano abdominal (normalmente un intestino) por un orificio de la pared del abdomen, que puede estar debilitada por una anterior intervención quirúrgica.

La eventración se manifiesta en forma de bulto o deformidad por debajo de la piel en la cicatriz, que ha cerrado de manera deficiente por sangrado, absceso o esfuerzos incontrolados.

En general, una eventración no provoca síntomas, aunque con el tiempo puede aumentar de tamaño y producir dolor durante el ejercicio físico o después de comer.

La principal complicación surge cuando el órgano es estrangulado por el orificio por el que sale y corta la circulación sanguínea, en cuyo caso se requiere practicar una cirugía inmediata.

La intervención puede ser abierta o mínimamente invasiva mediante una laparoscopia, y consiste en la reintroducción en el abdomen de la parte exteriorizada y en el refuerzo de la pared que la contiene (con tejidos propios, mallas o prótesis)